miércoles, 11 de marzo de 2009

El amor es como una Llama Fría


"El Amor es como una llama fría; quema, pero no arde; arde, pero no lastima; lastima, pero
no duele; duele, pero no mata; mata, pero no entierra; entierra, pero no sepulta; sepulta,
pero no muere..."
Amar te libera de mayores angustias y te ayuda a no correr grandes riesgos. Quédate junto a mí y más libre serás. Quedate a mi lado y no estarás sola. Quédate a mi lado y no morirás. Morirás cuando hayas madurado y me verás. A mi lado no tendrás miedo. Atrévete, que mereces una oportunidad de ser feliz. Acuérdate de mis palabras.
Los sentimientos son ideas de Dios que Él pone dentro de cada ser humano. Pone buenos y malos sentimientos por igual en todos. El libre albedrío no existe, porque sólo lo correcto es el camino. Los sentimientos están en todo el cuerpo, en el alma, en el espíritu. Son como partes de Dios desparramadas por todo el ser. Los ubicamos en el corazón porque antiguamente se creía que el corazón era el centro del cuerpo. No se tenía en cuenta el cerebro ni la parte intelectual, todo se creía que salía del corazón. De allí que cuando uno sufre, llora o tiene mal de amores diga que le duele el corazón.
¿Te falta un amor? ¿Ésa es tu desazón principal? ¿Crees que cualquier compañía puede llenar el vacío? Espera, ya vendrá a quien has esperado por tanto tiempo. Mientras tanto sal, camina, haz algo, si no te meterás dentro de ti y sólo saldrás los días de sol. En los días de lluvia las personas también viven , también salen, también sueñan. Haz tu vida como si el sol estuviera en su plenitud.
El mundo puede ser cruel con aquéllos que se aman, no comprende tanta sinceridad, tanta espontaneidad. No es bueno alimentar a las fieras.
El tiempo que te amen no es importante, sino por qué te aman.
Cuando dejes de necesitar el Amor, el Amor vendrá, porque podrás vivirlo plenamente sin necesidad de escudarte en él para sentirte feliz."

2 comentarios:

J. Marcos B. dijo...

Cuando dejes de necesitar el Amor, el Amor vendrá... Así es. Primero amarse uno mismo, disfrutar y ser agradecido de poder gozar de tantas bellezas. Todo llega al que se deja llevar con fe.

LauraB dijo...

El sano egoísmo: en la medida en que estemos bien con nosotros mismos, estaremos bien con los demás. Un abrazo, Laura