sábado, 21 de marzo de 2009

La Alimentación

"Éste es el principio de un nuevo tiempo. El humano debe ver hacia dónde va. En un año sucederán demasiadas cosas que la Humanidad asimilará en forma diferente a la actual. Las defensas humanas han bajado porque han hecho desastres con la contaminación en todo. Y la alimentación que consumen les baja esas defensas.
Comer pescado es mejor que comer carnes blancas o rojas, porque contiene suficientes proteínas como para alimentarse bien sin colesterol o sustancias nocivas para la salud. Es recomendable ingerir mucha cantidad en cualquier variante, menos frito, por los aceites indigestos que entran en el organismo.
Deben comer pocas carnes blancas y no nada, porque al tener bajo contenido de colesterol perjudica menos que las rojas.
Las aves y los peces también sufren. No por ser menores en tamaño su sufrimiento es menor, sólo que consideramos que a los humanos se les hace difícil volverse vegetarianos del todo y las carnes blancas son menos dañinas que las rojas.
Definitivamente NO se deben comer carnes rojas, porque en la matanza del animal y en el sacrificio que ello supone, gran parte de ese sufrimiento se transmite a su materia orgánica de forma casi imperceptible y poco comprensible para los humanos. Pero el pobre animal sacrificado sufre torturas horribles, mutilaciones y cadalsos que en nada envidiarían los brujos de la edad Media. La carne roja, además de las sustancias indigestas que posee en sí misma, tiene en su interior un mal karma. Ese mal karma se introduce en el organismo humano atacando centros vitales como el corazón, los sentimientos y los afectos de una manera casi incomprensible para ustedes. Pueden comer lo que deseen, mientras ese alimento no provenga de un animal sacrificado o torturado. Lo ideal sería alimentarse sólo con productos que provengan de la tierra y no ingerir carne de animales de ningún tipo por solidaridad hacia ellos y por cuidar vuestra salud".

2 comentarios:

J. Marcos B. dijo...

Absolutamente de acuerdo. No es que sea un vegetariano completo aun, pero si que desde hace unos años voy dejando la carne poco a poco, como si ya no la necesitara. Pero al leer este texto, me confirmo lo que dormía en mi. gracias por transmitir.

Sigo leyendo, hasta ahora he leído los anteriores post a los cuales comentare algo si sale. Sigo bajando...Un abrazo zen. marcos

LauraB dijo...

Gracias Marcos, a mí me sucede lo mismo. Ya no me resulta fácil comer carne y rápidamente voy dejándola... Tomo conciencia de dónde proviene y de cómo fue obtenida y pido perdón por ingerirla a veces... Laura